Intervalos Musicales

Se llama Intervalo a la distancia en altura entre dos notas cualesquiera, la cual viene determinada por el número de tonos o semitonos que haya entre ellas. Este número, sin embargo, no indica el grado de afinidad que existe entre las dos notas ni su lugar relativo dentro de una escala Mayor. Por ello, lo más habitual es indicar el intervalo mediante un número ordinal y un calificativo.

El número ordinal indica el número de notas naturales que hay desde la nota inicial a la nota final, incluyendo ambas. Y, a menos que se indique lo contrario, se entenderá que el intervalo es ascendente, es decir, que la segunda nota es más aguda que la primera. Así, por ejemplo, “de Re a La” hay un intervalo de 5ª (Re – Mi – Fa – Sol – La son 5 notas naturales en sentido ascendente).

Los intervalos se denominan contando el número de notas que abarca desde la primera  hasta la última, contando estas dos también. De esta manera, el intervalo más  pequeño que existe es el de segunda, pues tan sólo incluye las dos notas que hay  consecutivas. Al intervalo de segunda se le llama también intervalo conjunto. El resto  de intervalos reciben el nombre de intervalos disjuntos, que serán por tanto el de  tercera, cuarta, quinta, sexta, etc

 

Los intervalos también pueden ser ascendentes o descendentes, según la dirección que tomen las notas hacia arriba (de la más grave a la más aguda) o hacia abajo (de la más aguda a la más grave).

La distancia entre dos notas naturales consecutivas es siempre de un tono, excepto entre las notas MI a FA, y SI a DO (así como descendentemente, de FA a MI y de DO a SI), cuya distancia es de un semitono (la mitad de un tono).

El semitono es por tanto la distancia interválica más pequeña que puede existir entre dos sonidos de nuestro sistema musical.

 

Los intervalos que no superan una octava, se denominan simples, mientras que los que sí la superan se denominan compuestos. Estos últimos siempre pueden reducirse a simples eliminado el número de octavas necesario. El calificativo que se aplica a los intervalos compuestos es el mismo que tendrían si los redujéramos a simples.

 

Identificación de intervalos musicales

Es posible analizar los intervalos, solo tenemos que colocar el número que corresponde a la distancia entre las notas, y después identificarlos dentro de su clasificación.

Es bastante simple saber ante que intervalo estamos; solo tenemos que contar el número de notas que hay entre las notas musicales que conforman el intervalo.



En el compás 1 podemos ver que entre Do y Mi hay tres notas que son DO – Re – Mi, con lo que el intervalo es de tercera. En cambio, en el compás 2 hay cuatro notas entre Mi y La que son: Mi – Fa – Sol – La, con lo que el intervalo es de cuarta.

Lo realmente importante es la clasificación de intervalos. Así pues, los intervalos pueden ser:

MAYORES – MENORES – JUSTOS – AUMENTADOS – DISMINUIÍDOS – SUPER AUMENTADOS – SUB DISMINUÍDOS