Habilidades para tocar un instrumento musical

La habilidad de tocar bien un instrumento musical surge a partir del hábito, es decir del trabajo diario. Por lo tanto, es muy importante controlar que los alumnos formen sólo los mejores hábitos de estudio.

Existen siete características, o hábitos, que hacen a una buena práctica del estudiante de música, de cualquier edad, y que son de importancia crucial:


1. Comenzar lentamente. Es importante que el alumno comience a practicar lentamente, y que de modo gradual avance hasta el tiempo requerido.

2. Mantener siempre el tiempo. Preste mucha atención a que el alumno mantenga durante su práctica el tiempo correcto, y que desde el principio comience a tocar rítmicamente.

3. Escuchar constantemente. El hecho de que el alumno escuche cada nota que toca le ayudará a tener un mayor reconocimiento auditivo de las notas musicales.

4. Mantener los ojos en la partitura. Fórmele el hábito de mantener los ojos en la partitura. El truco es mantener la mirada entre la partitura y el instrumento.

5. Concentración. Nunca deje que vague su atención mientras toca; enséñele al alumno a poner detrás de cada nota que toca todos los conocimientos posibles que harán de esa una nota perfecta.

6. Domine cada paso. No de por terminada una pieza hasta que no haya memorizado, analizado y comprendido su estructura y cada detalle en ella contenido.

7. Relajación. Intente enseñarle algún ejercicio de relajación para que haga en algún momento de su práctica. Esto le ayudará al alumno a mejorar el estilo en que debe tocar el instrumento musical.

Escribir comentario